16 septiembre, 2017

CLASE DE CANDOMBE

Nos acostumbran a ir todo el tiempo a tierra
a no bancar el golpe en el aire, del aire.
Aquel desde la ausencia presente 
fortalece la estructura y el sabor.

Nos machacan y machucan con cuadrados.
Nos llenan de hastío el tiempo,
el cuarto de hora.
Perdemos saber y sabor, 
vuelo a raíz, raíz de viento.
Perdemos empuje
sin el golpe lateral en mente.

Lo sabía el negro Platón: una dimensión 
política de la música. Da miedo 
decir política. Da miedo el futuro 
de estas semillas de pólvora
el pulso de este embrión.

La corrupción comenzó por el oído.
Por negar la versura del tambor.
Todo jactarse es jactarse de sordos.

Aremos 
el campo de la escucha. 
Arritmar 
para el mutuo fortalecer
en la exigencia. 
Arrimar al fuego el vacío
que nos cose 
que nos cuece.
Haremos
armaremos
pelea al bailar.

Toda la visión de una clave, fuego y vacío,
de un matema, de una breve revolución sonora.
La vida que invoca ese pequeño imán,
esa chispa lunescente.

Nos acostumbran al golpe que desmaya,
no al que recobra el sentido.

CURANDERA DEL AIRE

para Pablo Chacón

lo cura de palabra, curandera del aire

viento, nudo tenso
de sonidos y de alas
un nido de lumbares
asfixiado

lo cura de palabra, curandera de la noche

una constelación libera
en la cintura del horizonte
la culebrilla de estrellas
encabrillada

lo cura de palabra, curandera obnubilada

el aura carcomida por la sombra de la saña
la cara demacrada, las ojeras
de la luna
desnimbada

lo cura de palabra, curandera vegetal

ademán hacia la luz y luz que baja
por la sangre
por la savia
rezar como decir
que te eleva
y te arraiga

lo cura de palabra, curandera de los ojos

el mal visto
detrás de la mirada
el detalle enredado de distancias
un lejos que va y viene, que se va desordenando
en cercanías
apretadas

lo cura de palabra, curandera de alegrías

amargura lentamente murmurada
masticar y disolver
la dulzura
enviciada

lo cura de palabra, curandera del bendito

voces en desdicha
silencios mal callados
recuerdos mal traídos
descreídos
descreados
habladas mal rimadas
derruídas 'bladurías
sintaxis herrumbradas
olvido desubicado
con la piel en abismo
epíteto malcriado
vacío ensordecido
aturdido espacio en blanco

Lo cura de locura, curandera de la lluvia

sapitos en la lengua
del estómago atormentado
le cantan al mal tiempo
en la costa
de costado
canto fino del pulmón
silbando como pinchado
canto grueso-o-ancho
todojunto, separado

crocante y tronante
llovedizo verdeazul

Lo cura de palabra, curandera del silencio.

Curandera de la cura.
Curandera de palabra.

Curandera que lo cura.
¡Curandera, qué locura!

09 agosto, 2017

QUE CHIFLE FORNI

Carlitos Forni, bañero príncipe de esta ciudad
paso de garza y joroba de pez
zancada que lo alarga y lo curva
con trazo surreal
Carlitos Forni, bañero de excelencia
porque no sabe nadar
sturm und drang del silbato en las orillas 
ojos llenos de su ahogo
como el otro que dirige
sin otra credencial 
que el ademán y el chifle, el tránsito
Carlitos Forni, 
paso de garza y rostro de notre dame
trazo surreal
que lo alarga y lo curva
como al lenguaje, en sí

Mejor que no sepa porque impide
el principio del peligro
heroísmo de evitar el acto heroico 
a toca costa.

En todo caso aprendería
en el instante para el mismo
heroísmo sin ensayo, fuerza
original que no haga cayo
(es un cayo de sonido
en obreros del oído)
para no diluir 
el fluir del sentido
el río del encanto
la curva del delirio musical

El loco es único por ser 
uno más
y porqu’es único 
lo hablo 
lo pienso en general

Tal vez el loco es
el actor principal de la puesta 
civil, a quien solo la muerte
sacará del personaje

27 enero, 2017

LEGIBLE

llegaste cuando estaba por quemar los últimos poemas
y en la distancia de volver
a verte, me senté
me sentí a corregir
o construir
una espera de palabras que escarban
en palabras
que se impregnan
con el olor de la leña en la carne
otro fuego encendí en todo caso
germen de una forma
pero en lumbre de inminencia
volví a dejarme
llevar ya sea
la verdad
del retoño o del hojaldre
de un futuro desconocerse, se sabe
y no tanto porque fueran a salvarse
más tarde o temprano, chau
sino por ese margen sostenido
entre palabra y palabra, el espacio
ronroneo o temblor
polillas entre una letra y otra
cemento de un vacío que fragua
entre ladrillo y ladrillo
entre ladrido y ladrido
cuerpo de canto con los huesos del grito
tal vez un equilibrio momentáneo, un riesgo nuevo
se puede prescindir del drama
anónima alegría en la gesta del gesto
llegaste entonces y logré ajustar mi ausencia
vaciar el poema sobre todo de mí
y juego a hiperbolar, si quiero
a escanciar las estrellas en geométrico zumo
-fijeza de lo más móvil-
a escandir en las sílabas cercanas
el élan de fondo
creer o reventar
un sereno paraíso en el reverso
un parahízo, un parahacer
dar sentido y sin sentido por igual
por distinto
en el quehacer de la querencia
en la locura apacible
que lo cura
te muestro el borrador prendido a vuelo
ahora de veras la llama
de solo respirar me piro si te reís así
se perderá que estos párrafos
aguantaron un instante
al ser
en blanco y negro girasoles
de tu nombre pero
arde lo legible en lo que abisma desde antes
todos los amores se cruzan
en su estructura de sombra

28 diciembre, 2016

Por más que nos amamos no

Por más que nos amamos no 
podemos vivir. En el cuerpo
encarnaron los axiomas del miedo,
brotaron como insectos
al primer calor. Ya no estamos a la altura
del comienzo. Tenemos que cuidarnos
con verbos de distancia 
como orear, animarnos a la forma 
de la palabra irreconocible.

Biobiblio

Martín Pucheta (Gualeguaychú, 1981) publicó Superjardín (En danza, 2010), Superbóreos (Zorra/poesía, 2009), Matota (2009; La gota, 2010), Sonajero de misterio: los tomuer, (2009) -con Nicolás Cambon-, La Rusa -Matota II- (Singular, 2011), río raíz (Singular, 2012), Podría haber sido un haiku (Singular, 2014), Tocar de oído (2015) y Estudios del Cambio (2017).

Integra las siguientes antologías de poetas: Última poesía argentina (En danza, 2008), Felicidades también (18 poetas) (2005), Poemas con famosos (Ananga ranga, 2010), Palimpsesto-parrincesto, antología enfermiza (Ananga ranga, 2011), Hijo e pluma (Ananga ranga, 2014), La Plata Spoon River (Libros de la talita dorada, 2014) y, de la Colección “Prismática Argentina”, nº 1 Amor y n° 4 Plantas (En danza, 2015 y 2017).

Participó del 24° Festival Internacional de Poesía, Rosario 2016.
Participa del Encuentro Nacional Itinerante de Escritores (ENIE), del cual coordinao la organización de la 6° edición en Gualeguaychú (2013) . Forma parte de las bandas Leda lid y Arboreal. Ha escrito letras para canciones de Juan Pablo Pérez y Cato Fandrich. Trabaja en escuelas secundarias como profesor de Lengua y literatura. Forma parte del colectivo Espacio Delta.